Aguas de Alcázar de San Juan


21/06/2017 8:59:55

  Noticias  Entradas anteriores
Rutas Medioambientales

Rutas Medioambientales
El ciclo del agua
menu Analítica del Agua Niveles de los Pozos
multimedia

multimedia
email



multimedia


LAGUNAS DE ALCÁZAR DE SAN JUAN


El Complejo Lagunar de Alcázar de San Juan comprende las lagunas de La Veguilla, El Camino de Villafranca y Las Yeguas, de las cuales las dos últimas son muy salinas mientras que la primera, en la actualidad, presenta un rango menor de salinidad por el aporte artificial procedente de la planta depuradora de Alcázar de San Juan, aunque en su origen compartía las mismas características que las otras dos, perceptible es en los suelos salinos que la rodean. La responsabilidad del cambio en las propiedades físico-químicas del agua recae en su posterior recuperación tras el uso que se le dio como vertedero. La evolución del régimen hídrico de esta laguna, se refleja a sí mismo en la evolución de su cubierta vegetal, la cual refleja una cierta diferenciación en cuanto a avifauna con el resto de lagunas salinas.

Otros humedales de interés en cuanto fauna y flora que podemos encontrar en nuestro término son Salicor, Los Carros, Pajares, Pozo de la Cambronera, del Cerro Mesado y Junta de los Ríos.

Las características ecológicas más importantes de estos saladares son la escasa profundidad y salinidad de sus aguas, que favorecen su evaporación completa durante el verano permitiendo el crecimiento de algunas plantas muy peculiares que tienen en estos ecosistemas su último refugio. Este tipo de plantas acuáticas se asemejan en todos los humedales salinos del mediterráneo, España, Italia, Francia, Marruecos, Argelia, Túnez,... por lo que su conservación es de interés prioritario en Europa.

A pesar de ser suelos salinos, existe una diferencia fundamental entre las encontradas en zonas litorales y las de la zona de interior, como es en nuestro caso, y es que el tipo de sales presentes están compuestas en su mayoría por sulfato magnésico y no por cloruro sódico (sal común) como la que podemos encontrar cerca del mar.

Las plantas que se desarrollan en este tipo de suelos deben soportar las sales y unos veranos calurosos y muy secos. El origen de muchas de ellas se encuentra en los países que rodean el mar mediterráneo y en las estepas de Asia y Oriente (Irán, Turquía, Afganistán,...) gracias a la desecación total del mar de Thetis, ancestro del actual mar Mediterráneo hace 2.000 millones de años, los suelos quedaron al descubierto permitiéndose la colonización de las primeras plantas de las estepas, de las cuales descienden las actuales.

En las lagunas salinas podemos encontrar endemismos, especies amenazadas o raras donde albergan aves de paso que las utilizan como zona de cría y descanso, ejemplo de ello es el archibebe fino (Tringa stagnatilis), migratorias de tipo invernante como la cerceta común (Anas crecca) y estival como la malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala)y residentes que suelen ser habituales durante todo el año como la cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Todo esto conlleva a la protección e inclusión en distintas directivas, catálogos y leyes de conservación de estos hábitats salinos.